Qué nos pasa con los errores desde una perspectiva psicológica

Qué nos pasa con los errores desde una perspectiva psicológica

Los errores son una parte inevitable de la vida. Todos los cometemos en algún momento u otro, ya sea en el trabajo, en nuestras relaciones personales o en cualquier otro aspecto de nuestras vidas. Sin embargo, la forma en que reaccionamos y nos enfrentamos a los errores puede variar ampliamente de una persona a otra. Desde una perspectiva psicológica, los errores tienen un impacto profundo en nuestra salud mental, nuestras emociones y nuestro comportamiento. En este artículo, exploraremos qué nos pasa con los errores desde una perspectiva psicológica y cómo podemos aprender a manejarlos de manera más saludable.

La Reacción Inicial

 

Cuando cometemos un error, nuestra reacción inicial suele ser una mezcla de emociones negativas, como la vergüenza, la culpa, la ansiedad o la frustración. Estas emociones pueden ser abrumadoras y pueden llevarnos a tener pensamientos negativos sobre nosotros mismos. La forma en que reaccionamos inicialmente a un error puede estar influenciada por factores como nuestra autoestima, nuestras experiencias pasadas y nuestras creencias sobre el fracaso.

La vergüenza es una de las emociones más comunes asociadas con cometer errores. Sentimos vergüenza cuando nos sentimos expuestos, nosotros y nuestros fallos, cuando creemos que hemos defraudado a los demás o cuando percibimos que otros nos juzgan duramente por nuestros errores. Esta vergüenza puede ser especialmente perjudicial para nuestra salud mental, ya que puede llevar a la evasión, a una disminución de la autoestima y a sentimientos de inadecuación.

La culpa es otra emoción común que experimentamos cuando cometemos un error. La culpa nos hace sentir responsables por nuestras acciones y puede llevarnos a sentirnos moralmente comprometidos a reparar el daño causado por nuestro error. Sin embargo, la culpa excesiva o no gestionada puede ser perjudicial y llevar a problemas de salud mental, como la depresión.

Aprender a Afrontar los Errores

 

Afrontar los errores de manera saludable es esencial para nuestro bienestar psicológico. Aquí hay algunas estrategias que podemos utilizar para aprender a lidiar con los errores de manera más constructiva:

1. Practicar la autocompasión

La autocompasión implica tratarnos a nosotros mismos con la misma amabilidad y comprensión que le ofreceríamos a un amigo que ha cometido un error. En lugar de ser duros y críticos con nosotros mismos, podemos aprender a ser compasivos y comprensivos. La autocompasión nos ayuda a reducir la vergüenza y la culpa y a aceptar que todos somos humanos y cometemos errores.

2. Cambiar la percepción del error

En lugar de ver los errores como fracasos, podemos cambiar nuestra percepción y verlos como oportunidades de aprendizaje. Cada error puede ser una lección que nos ayude a crecer y a mejorar. Al adoptar esta mentalidad, podemos reducir la ansiedad y la frustración asociadas con los errores y enfocarnos en el crecimiento personal.

3. Enfocar el error como una oportunidad de aprender 

Es importante incorporar que el error forma parte del proceso de aprendizaje. Situarse frente al error con «mentalidad de excelencia» y no de exigencia nos va a permitir a mejorar nuestras habilidades y decisiones. Encontrarás más información en nuestro artículo  «Diferenciando Exigencia y Excelencia: Claves para triunfar»

4. Buscar apoyo

Hablar sobre nuestros errores con amigos o familiares  puede ser una forma efectiva de procesar nuestras emociones y obtener apoyo emocional. También trabajar este aspecto con un un psicólogo y/o coach  puede ayudarnos a ganar perspectiva y liberarnos de la esclavitud de la evasión.

Conclusion

Los errores son una parte inevitable de la vida, pero la forma en que los enfrentamos puede tener un impacto significativo en nuestra salud mental y emocional. Desde una perspectiva psicológica, es importante aprender a afrontar los errores de manera saludable, practicar la autocompasión, cambiar nuestra percepción del error, aprender de ellos y buscar apoyo cuando sea necesario. Al hacerlo, podemos transformar los errores en oportunidades de crecimiento y desarrollo personal, en lugar de dejar que nos consuman con vergüenza y culpa. Aprender a manejar los errores de manera más saludable es un paso importante hacia una vida más equilibrada y feliz.

¿ Te sientes identificada, identificado? ¿Te incomoda la situación y no sabes cómo resolverla?

Averigua cómo  puedo acompañarte.